Siena

Siena

Siena es una de las ciudades más hermosas de Italia y por supuesto también de la Toscana. Si se está de vacaciones en Florencia, no se puede perder la oportunidad de visitar Siena.

La mejor opción para llegar desde la ciudad del Renacimiento es en autobús, siendo el coste del billete de ida de 6,50 euros, tardando aproximadamente una hora y cuarto. Estos salen desde la estación SITA ubicada en Via Santa Caterina D’Alessandria, en el mismo corazón de Florencia, cerca de la Stazione de Santa Maria Novella. Esta línea sale cada hora. En cuanto al tiempo que se debería dedicar a esta excursión, si se dispusiera de un par de días, sería lo óptimo, pues en un día sería imposible disfrutar de todo su patrimonio artístico.

Otra opción, que recomendamos enérgicamente, es contratar una excursión de un día entero para visitar Siena, junto con otra de las joyas que nos aguarda en La Toscana, San Gimignano. En un recorrido de 10 horas de duración aproximada se podrá visitar estos dos bellos enclaves junto con un experto guía de habla hispana. El precio es de 55€ e incluye:

  • Traslado en autobús con aire acondicionado
  • Comentario ofrecido por un guía que viajará a bordo
  • Precio de la entrada
  • Acompañante
  • Guía profesional en Siena
  • Visita guiada del Museo en San Gimignano
  • Degustación de vinos, aperitivos y dulces en San Gimignano

Puedes realizar la reserva online, a través de Turismoteca, directamente desde aquí.

Siena es una ciudad medieval, pero La Siena actual tiene un aspecto aún muy parecido al que tenía en los siglos XIII y XIV. Esta ciudad tan pintoresca disfruta de seguir siendo un importante centro cultural, sobre todo en las ramas humanísticas. Destacan en ella la Piazza del Campo, el Duomo di Siena -la preciosa catedral gótica de la ciudad-, el Palazzo Pubblico -sede del ayuntamiento- su Torre del Mangia y el Museo Civico -que alberga obras de Guidoriccio de Simone Martini y Lorenzetti- y finalmente, el Museo dell´Opera del Duomo donde se ubica la obra más célebre de la ciudad: la Maesta de Duccio. También el Palacio Piccolamini, que se convierte en una de las muestras más elegantes del Renacimiento de esta ciudad. Lo inició Pietro Paolo del Porrina en 1469, basándose en un proyecto atribuido a Bernardo Rossellino.

De entre todas las delicias culinarias que esta ciudad ofrece, se aconseja vivamente probar el pan forte sienés y por supuesto sus famosas pizzas recientes. Teniendo en cuenta estas indicaciones, son buenas opciones para comer o cenar La Taverna di San Giuseppe en Via Giovanni Dupre donde se aconseja el risotto al vino de Chianti y la Antica Osteria da Divo en Via Franciosa, que es uno de los restaurantes más románticos dada su cuidada decoración y los riquísimos platos que se ofrecen, de los que nuevamente el risotto es el rey de la carta. Finalmente, Nannini es considerada como la mejor confitería de la ciudad. Excelentes pastas mientras se contempla la histórica y animada Piazza del Campo.

En cuanto a sus fiestas, El Palio se celebra cada año el 2 de julio (palio di luglio) y el 16 de agosto (palio dell’Assunta) y tiene lugar en la Piazza del Campo se anima con el Palio. Parece tratarse de una celebración antigua en recuerdo de una que se llevó ante Florencia, en 1264.

Foto: PhillipC

Opina

*

15 − cinco =