Iglesia Santa Croce

Santa Croce - Florencia

La Iglesia Santa Croce es considerada la basílica franciscana de mayor dimensión del mundo. Y es que incluso en Florencia solo es superada por el Duomo, la catedral de la ciudad.

Esta ingente basílica se localiza en la Piazza di Santa Croce. Como casi todos los lugares célebres de Florencia, conviene llegar andando hasta ella para no perderse lo que los paseos en esta ciudad ofrecen al turista. No obstante, si se desea, se puede acceder mediante los autobuses eléctricos C1, C2 y C3. Asimismo, conviene saber que se requerirá una hora para visitar este edificio en su totalidad.

Su construcción empezó en 1295, bajo la dirección de Arnolfo di Cambio. En los siglos posteriores, sus dimensiones fueron creciendo a la vez que se embellecía todavía más. La fachada permaneció sin terminar hasta que en el siglo XV la familia Quarantesi la financió con la condición de que en el centro se pusiera el escudo de la familia. Los monjes se negaron, de modo que se mantuvo sin terminar hasta finales del siglo XIX, cuando se hizo siguiendo el estilo neogótico. En 1966, la inundación de Florencia le causó graves daños, siendo el ejemplo más representativo de las graves pérdidas que sufrió la ciudad, a pesar de que obtuvo un renacimiento gracias a un minucioso trabajo de restauración.

De forma innegable, su exterior conmueve con un solo vistazo, dado su tamaño y la ornamentación de la fachada recubierta por los tres colores que se conjugan en casi todos los edificios clave de la ciudad: el rosa, el verde y el blanco. Por dentro, destacan sus esculturas, pinturas y, especialmente, los frescos de renombrados artistas como Brunelleschi, Giotto y Donatello. Además de esto, Santa Croce es conocida por albergar numerosos sepulcros -cerca de trescientos-, pero son de especial interés turístico las tumbas de célebres personajes como Maquiavelo, Miguel Ángel o Galileo.

Altamente recomendable, tanto por su valor artístico exterior como por las reliquias que se guardan en su seno, en Santa Croce también se hallará un museo, dos claustros así como otras salas de interés.

La preciosa basílica que contribuyó enormemente a asentar los cimientos artísticos de Florencia durante el final de la Edad Media y el Renacimiento abre sus puestas en horario de 9:30 a 17:00 de lunes a sábado mientras que los domingos solo permite el acceso de dos a cinco de la tarde. El precio de la entrada es de 6 euros, aunque los visitantes cuya edad esté entre los once y los dieciocho años se beneficiarán de una entrada por 4 euros y los menores de once pasarán gratis.

Foto: Gilles

Opina

*

4 × cinco =