Fotografiar Florencia desde Piazza Michelangelo

Piazzale Michelangelo Florencia

Solo con las vistas del Campanile de Giotto o del Duomo de Santa Maria del Fiore no se lleva uno las mejores panorámicas de Florencia. Y es que es posible acceder a una perspectiva única desde otro famoso enclave, y este es la Piazza Michelangelo -o ‘Plaza de Miguel Ángel’ en castellano-, que a pesar de estar algo alejado del centro que tan ocupado mantendrá al turista, constituye una visita obligatoria dado el atractivo que posee.

Se encuentra en la parte más alta de Oltrarno y el paseo desde sus alrededores puede durar unos 10 o 15 minutos empezando por la Porta a San Niccoló, del siglo XIV y situada en la Piazza Poggi. Cerca de ella se encuentran los Jardines de Boboli. El Piazzale Michelangelo es una gran plaza panorámica construida por Giuseppe Poggi, que recibió el encargo del Ayuntamiento de Florencia cuando esta fue capital del recién unificado Reino de Italia entre 1865 y 1870. En este época, el mismo Poggi rediseñó el trazado urbano de la ciudad.

Tomando como punto de referencia el romántico Ponte Vecchio, la orilla del Arno nos desvelará el camino que nos lleve hasta este improvisado mirador, y es que las indicaciones para llegar hasta la cima no faltarán. Sin embargo, para aquellos que estén cansados de recorrer las calles y plazas de la ciudad, se han pensado varias líneas de autobuses, a saber: líneas 12, 13 -esta sale de la céntrica Stazione Santa Maria Novella- y 23. A través de los autobuses será posible acceder a esta plaza situada en el monte, dejando al sur al río Arno.

Si la visita se realiza por la mañana, se puede aprovechar para comer en la piazza. No hará falta llevar comida si no se desea, ya que en la plaza misma hay algunos locales donde comer sin preocuparse del tiempo. Además, conviene realizar esta excursión en este momento del día, ya que -y aunque el atardecer es sin duda el momento más hermoso para contemplar la bella estampa de Florencia que ofrece- el sol a contraluz impedirá tomar las fotografías perfectas que seguramente quiera llevarse el viajero.

Como no podía ser de otra forma, la plaza está marcada por una imitación de bronce de la famosa y colosal escultura de mármol de El David. Y con este símbolo, sabremos que hemos llegado a nuestro destino: una vista inolvidable para retener en nuestra memoria.

Foto: Benson

Opina

*

tres × cuatro =