Dónde comer

Restaurantes en Florencia

Florencia no es solo conocida por ser una hermosa ciudad declarada Patrimonio de la Humanidad gracias a los numerosos lugares de interés turístico que se suceden uno tras otro. Su suculenta gastronomía es sin duda otro los puntos fuertes que presenta y es que esta ciudad ha cuidado de forma especial sus restaurantes para mimar a los viajeros conquistando también su estómago.

Si el turista aún no se ha enamorado de su arte y su cultura, la cocina lo convencerá para siempre. Al igual que sucede en todas las regiones toscanas, lo mejor es la pasta, pero no solo figura este producto en las cartas de los restaurantes. Como especialidades, recomendamos probar la bistecca alla fiorentina y el pollo al mattone. También es interesante su asomarse al mercado central de la ciudad para probar los embutidos de la Toscana, sobre todo el salami, con un montón de variedades, dulces, picantes, más frescos o más curados. Igualmente destaca el queso de la región y una variedad de especias que podemos encontrar en el mismo lugar.

No podemos olvidarnos de los helados florentinos, ya que constituyen un auténtico alimento. Como curiosidad, los más golosos encontrarán la variedad de helado de la famosa crema Nutella y se recomienda probar el helado de mango, toda una exquisitez para el paladar.

Para los amantes de la enología, existe una aplaudida bodega que será para ellos una visita imperdible ya que uno se puede servir el vino a sí mismo. Se trata de All’Antico Vinaio situado en Via d’Neri. Pero lo mejor de este sitio son sus focaccias, sus paninis, sus quesos, sus embutidos… Sobre los vinos regionales el Chianti gustará especialmente. Para terminar, destacan entre sus dulces los cantucci y los ricciarelli. Para finalizar, un licor de limoncello y, ¡al cielo!

En cualquier local del casco histórico se comerá de lujo aunque conviene saber que los precios de los restaurantes florentinos son algo elevados. Sin embargo, son muy aconsejables el Vini e Vecchi Sapori situado en Via dei Magazzini que además de ofrecer excelente cocina local, es también ideal para el bolsillo. En Santa Croce se localizan también restaurantes cuyos precios son muy competentes.

Y aunque no abra los miércoles, La Sorbettiera es una de las mejores heladerías florentina. ¿Qué más se le puede pedir a una ciudad?

Opina

*

19 + 8 =