Casa Buonarroti

Casa Buonarroti Florencia

La Casa Buonarroti es otro de los enclaves menos conocidos de Florencia pero que sin duda merecerá la pena visitar.

Se trata de una casa-museo dedicada al genial Miguel Ángel. Aunque no es la casa en la que nació el artista, sí que vivió en ella. Fue su sobrino Leonardo quien en el siglo XVI mandó construir este palacio que luego se vio ampliado gracias a Miguel Ángel el Joven durante el siglo XVII utilizando los propios bocetos que dejó el mismo Miguel Ángel. Fue finalmente Cosimo quien cedió sus colecciones para que en el siglo XIX este palacio se inaugurara como museo.

Su decoración es obra de Leonardo, el sobrino de Miguel Ángel, un trabajo que continuó el hijo del primero (ya que Miguel Ángel no tuvo hijos), Michelangelo il Giovane.

En su exterior, el palacio tiene una imagen sencilla, distinguiendo solo el portal en el que se puede ver un busto de bronce, copia del retrato de Miguel Ángel hecho por Daniele da Volterra y conservado en el Museo del Bargello.

En este edificio, los afortunados visitantes se deleitarán con la maravillosa colección de esculturas reunidas a lo largo del tiempo por la propia familia Buonarroti. Así, destacan especialmente los frescos del siglo XVII albergados en las diferentes estancias nobiliarias que tienen por objeto encumbrar la vida y el legado artístico que el famoso Miguel Ángel dejó.

Sobresalen especialmente dos obras del artista: La batalla de los Centauros, que supuso uno de los primeros trabajos de Miguel Ángel durante su adolescencia, y La Madonna de las escaleras. Conviene saber que no se permiten fotos, pero no hay limitación en cuanto al tiempo que se desee estar contemplando estas dos célebres esculturas.

Situada en Via Ghibellina 70, permanece abierto para el turista en horario de diez a cinco de la tarde de lunes a domingo excepto el martes, día en el que sus puertas se cierran. Para llegar, se recomienda coger el autobús, pues son muchas las líneas que paran en este punto.

Con respecto al precio de los billetes, la entrada normal tiene un coste de 6,50 euros pudiéndose comprar un billete que también permitirá ver el complejo de Santa Croce por 8,50 euros. La entrada reducida tiene un coste de 4,50 euros. Es muy recomendable adquirir la entrada en su sitio web.

Foto: Lorianne

Opina

*

cinco × uno =